Revista Internacional de Poesía "Poesía de Rosario" Nº 19
Revista Internacional de Poesía : "Poesía de Rosario" Nº 19  
  INICIO
  EDITORIAL
  AUSPICIANTES
  HOMENAJES A:
  ENSAYOS
  NUEVOS MEDIOS
  POESIA ARGENTINA
  BIBLIOGRAFICAS
  => MAPAS PARA PERDERSE - HORACIO SANCHEZ FANTINO Y REYNALDO SIETECASSE
  => MANADA Leopoldo Castilla
  => VISIONES FUGITIVAS Ana María Cué
  => VITA A COR David Alberto Fuks
  => EL OJO QUE MIRA Griselda García
  => BLUES DE ESCENA Virginia Gazze
  => TU CUERPO ES EL MUNDO Arturo Alvarez Sosa
  => EL PRONTUARIO DE LA LUCIERNAGA Fabricio Simeoni
  => OFICIO MUDO Alicia Acquaviva
  => HONDA ENFERMEDAD DE LO INVISIBLE Mónica Molina
  => TIERRA NO PROMETIDA Roberto Glorioso
  => LA POESÍA ES COMO EL AROMA Camilo Fernández Cozman
  => El encuentro con la cultura a traves de la obra de Hector Roberto Paruzzo
  => OFRENDA A AFRODITA. Mario Jofré.
  => LAS LINTERNAS FLOTANTES Mercedes Roffé
  => DE MI MAYOR ESTIGMA (si mal no me equivoco) Rolando Revagliatti
  => El encuentro con la cultura
  => Las tierras naturales. Leonardo Martínez.
  => “Disculpas del irascible” Antología de Néstor Mux
  => “Satori”, de Héctor Freire
  POESIA INTERNACIONAL
  POESIA BILINGÜE
  ENLACES RECOMENDADOS
  COMUNICACIÓN CON EL EDITOR
  ¡¡¡NOVEDADES!!!
El encuentro con la cultura



 
“El Encuentro con la Cultura a través de la obra literaria de Héctor Roberto Paruzzo”. UNR Editora - Rosario - 2010
 
En alguna medida, todos hemos tenido acceso a través del tiempo, a los trabajos literarios de Héctor Paruzzo, pero verlos hoy, ordenados criteriosamente, merced al trabajo de Hilda, nos llena de regocijo y admiración.
Su título no tiene yerros. Es encontrarnos con la Cultura, con la cultura con mayúscula.
 
Nos hallamos con un conjunto de conocimientos que nos permite desarrollar un juicio crítico.
 
Encontramos un conjunto de presunciones básicas desarrolladas por el autor, que ejercen la suficiente influencia para que puedan considerarse válidas y en consecuencia, transmitirse, enseñarse, como el modo correcto de percibir, pensar, sentir y actuar.
 
Si entendemos como cultura al conjunto de aportes, realizaciones y creaciones que son producto de la actividad racional del hombre social, estos dos tomos son, justamente, un encuentro con ella.
 
Conjunto de valores, creencias orientadoras, entendimientos y maneras de pensar se encuentran reflejados; pero reflejados para cada momento histórico y de acuerdo con cada uno de los personajes tratados, cual si fueran fábulas, con una moraleja para el tiempo concreto en que se lea.
 
Los trabajos literarios de Paruzzo están compuestos de estética, de sentimientos y de costumbres y en la perspectiva de la creación de valores, y no sólo de la enseñanza de los mismos.
 
Son el resultado de aspectos intelectuales consustanciados con nuestra civilización. Son el resultado de una elaboración cognoscitiva superior.
 
Estos dos tomos son una antología necesaria. Antología proviene del griego y significa ramillete, guirnalda.
Los trabajos que contiene son un ramillete de conocimientos, una guirnalda multicolor de sapiencias.
 
Y decimos también que sus trabajos son impecables ensayos.
El Ensayo, como trabajo literario ha dejado una rica herencia en ideas, prácticas políticas e imaginarios sociales de representación.
La impronta de un estilo que ha sido considerado, como alguna vez menciono Aníbal Ford, pensamiento que bordea "las orillas de la ciencia", ha permanecido entre nosotros a pesar de haber sido empujado de muchos programas de estudio.
 
La interpelación moral, el apasionamiento en la escritura y el posicionamiento de quienes esgrimieron la pluma del ensayo, ha provocado, sin duda, una colisión con posmodernas teorías.
A este estilo se lo ha querido destrozar, vilipendiar, ponerlo bajo siete candados y enviarlo, al arcón de los recuerdos en librerías de Viejos & Usados, como rareza para curiosos e intolerantes nostálgicos.
 
El paradigma instalado, vociferador de eslóganes tales como "el fin de los relatos" y la elaboración de ciertas categorías relativamente científicas satanizó aquellas lecturas pregoneras, achacándole ser, en otros términos por supuesto, la conciencia de un sujeto oprimido que generaba a su propio sujeto represor.
 
A fines de los años 80, Daniel García Delgado había retrucado, a los teóricos de las nuevas ciencias sociales, esgrimiendo que si no encontraban en las raíces populares tendencias ensayísticas era porque muy bien no buscaban.
¿Por qué pensamientos considerados como irracionalistas, intuicionistas y sin rigurosidad científica, han tenido efectos altamente movilizadores en cuanto a generar imaginarios, polémicas confrontaciones y fundamentalmente modismos y contundentes formas de situar a intelectuales?.
 
Es que la calidad de un trabajo literario no se lo encuentra en el grosor del libro sino en la profundidad del análisis.
Muchos libros de gran espesor terminan nivelando las patas de alguna mesa o ayudan al letal bostezo de un alumnado que se dedica con ahínco a seguir el vuelo de las moscas.
Mientras que, muchos ensayos, como los de Paruzzo, sirven para despertar inquietudes y vocaciones.
 
El Ensayo no significa sólo hacer, individualmente, descubrimientos "originales", significa también y especialmente difundir críticamente verdades ya descubiertas, "socializarlas", por así decirlo, y por lo tanto hacer que se conviertan en base de acciones vitales, elemento de coordinación y de orden intelectual y moral.
Y conducir a pensar coherentemente es un hecho "filosófico" mucho más importante y "original" que el hallazgo por parte de un "genio" de una nueva verdad que permanece como patrimonio de pequeños grupos intelectuales.
 
Oliverio Girondo se preguntaba al publicar “Veinte Poemas para ser Leídos en el Tranvía”: ¿Publicar? ¿Publicar cuando hasta los mejores publican 1.071% veces más de lo que debieran publicar?…
Y agregaba como lo hubiera hecho Héctor: “Yo no tengo, ni deseo tener, sangre de estatua. Yo no pretendo sufrir la humillación de los gorriones. Yo no aspiro a que babeen la tumba de lugares comunes, ya que lo único realmente interesante es el mecanismo de sentir y de pensar. Que es la ¡prueba de existencia!”
Y el sentir y el pensar son la mejor prueba de la existencia fecunda de Héctor Roberto Paruzzo.
 
Sus ensayos van desde Stefan Zweig hasta Roberto Arlt, pasando por Dimitri Shostakovich y su Sinfonía Nº 7, Borges, Dostoievsky, Ada Donato, Manuel Gálvez, Héctor Nicolás Zinni, Julián Centella, Víctor Hugo, Sholem Asch y Eva Perón, entre tantos otros.
Literatura, filosofía, historia, poesía, religión, metafísica, arte, ética y estética están insertos en todos y cada uno de estos trabajos, con grados de certezas producto de ahondar con su pensamiento, penetrando y descubriendo la íntima realidad de las cosas.
 
Paruzzo fue un descubridor de esencias.
Y en estos tiempos en que nos golpean con la cotidiana falacia del descreimiento, que nos arrojan con best Sellers de autoayuda que no ayudan, que nos hieren nuestros oídos con academias de cantantes y lesionan nuestra vista con acrobacias bailanteras, como un hálito, nos encontramos con estos dos tomos que resultan una auténtica Enciclopedia que encierra el conocimiento humano.
 
Y es mucho más significativo, ya que resulta una edición de la Universidad Nacional de Rosario, y su presentación es aquí en el Centro Cultural más importante de los rosarinos.
 
Es lo que el autor se merece, el reconocimiento de que fue un verdadero hacedor de la cultura, inquieto, perspicaz, profundo, humanista, universal y enraizado en nuestra mejores tradiciones.
 
Estos dos tomos son la obra de un verdadero intelectual.
De un intelectual que, parafraseando a Hamlet Lima Quintana, con sólo decir o escribir una palabra encendió y enciende la ilusión y los rosales; recordemos que cuando nos sonreía entre los ojos, nos invitaba a viajar por otras zonas, nos hacía recorrer toda la magia.
 
 
Osvaldo Vergara Bertiche
 
RELOJ  
   
Publicidad  
   
Contador  
  Free counter and web stats  
Hoy habia 3 visitantes (46 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=