Revista Internacional de Poesía "Poesía de Rosario" Nº 19
Revista Internacional de Poesía : "Poesía de Rosario" Nº 19  
  INICIO
  EDITORIAL
  AUSPICIANTES
  HOMENAJES A:
  => MARIANO MORENO
  => HECTOR PARUZZO
  => NÉLIDA ESTHER OLIVA
  => JUAN CARLOS BUSTRIAZO ORTÍZ
  ENSAYOS
  NUEVOS MEDIOS
  POESIA ARGENTINA
  BIBLIOGRAFICAS
  POESIA INTERNACIONAL
  POESIA BILINGÜE
  ENLACES RECOMENDADOS
  COMUNICACIÓN CON EL EDITOR
  ¡¡¡NOVEDADES!!!
HECTOR PARUZZO


 

Resulta difícil, a pesar de los cuatro años pasados desde el fallecimiento de Héctor R. Paruzzo, escribir estas líneas en esta sección, sobremanera porque desde jóvenes compartimos sueños y leímos muchas veces los mismos libros. Siempre con entusiasmo, charlamos, criticamos y hasta discutimos sobre cada autor y cada obra.

En su casa de Calle 2, donde vivía con “Chinchustre”, su gato, reuníamos los trabajos para publicar en “Grupo literario 5”, una de las primeras revistas literarias, allá por los años 60.

Leíamos a Fernando Pessoa, Borges y a los clásicos mientras escuchábamos música, pero música clásica, de la que Héctor parecía saber todo: “esa es la sinfonía nº tal, la orquesta es de fulano, el primer violín lo toca mengano, etc., etc.

En noches o madrugadas de esos años caminábamos la ciudad hablando de poesía, de chicas y de proyectos, publicaciones, correcciones de textos, apariciones de libros. Ya en otros lugares, para fines de esa década, estábamos trabajando para hacer Runa junto con un grupo grande y nos reuníamos en el Club Español que nos cedía alguna sala.

Junto a Sardiello, Jane, Contardi, Von Finck, Copello y otros, publicamos la revista “Runa”, hicimos recitales, invitamos a dar conferencias a músicos, escritores, pintores y durante cinco años la actividad ocupó muchas áreas de la ciudad y de otros lugares. Llegaron los ’70 y el último número que apareció de Runa, voló por los aires junto con toda la imprenta Sarmiento, aquí, en Rosario, en calle Entre Ríos al 1300.

Vino traída por el viento norte, el mismo que mandó Rangers para liquidar al Che, la peor dictadura que asoló la Argentina y no obstante seguimos con la poesía y apareció “Poesía viva de Rosario”.

Hoy me toca hablar del poeta y filósofo que fue también, para mi suerte, mi amigo durante casi cincuenta años y a quien me cupo dar la última despedida.

Todo esto, sería sólo un homenaje cariñoso de mi parte; pero en este caso, excede ese marco de lo personal, porque Héctor Paruzzo fue más allá de una persona excelente en lo humano, un trabajador de la cultura puertas adentro y puertas afuera.

Qué digo con esto: digo que podría haber sido por el enorme bagaje cultural que tenía, como hay otros, lo que se llama una “rata de biblioteca”, lector incansable, escritor de una gama de temas que asombra. Sin embargo, puertas afuera, militó con la poesía, los amigos, clubes de cine y actividades culturales de todo tipo con una generosidad pocas veces vista en el ambiente cultural, en

el que cualquier “chichipío”, al decir de ese tango, por haber publicado un librito o leído un par de obras, se creen subidos a un pedestal que por supuesto no existe.

Héctor fue un escritor, un investigador, un sabio y eso lo puede corroborar cualquier lector que acceda a la obra que en dos tomos editó la Universidad Nacional de Rosario con prólogo de la mejor persona con quien pudo compartir la vida y se ocupó de esta obra póstuma titulada:”El encuentro con la cultura”, su compañera, la antropóloga Hilda Josefina Capitano, a quien debemos, se haya ocupado del legado.

Sólo resta repetir con Samuel Butler que “las palabras de los muertos resucitan en la boca de los vivos” cuando leamos los textos de Héctor Roberto Paruzzo.

 
Guillermo Ibáñez

 
 
         Lic. Hilda Capitano
RELOJ  
   
Publicidad  
   
Contador  
  Free counter and web stats  
Hoy habia 3 visitantes (72 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=