Revista Internacional de Poesía "Poesía de Rosario" Nº 19
Revista Internacional de Poesía : "Poesía de Rosario" Nº 19  
  INICIO
  EDITORIAL
  AUSPICIANTES
  HOMENAJES A:
  => MARIANO MORENO
  => HECTOR PARUZZO
  => NÉLIDA ESTHER OLIVA
  => JUAN CARLOS BUSTRIAZO ORTÍZ
  ENSAYOS
  NUEVOS MEDIOS
  POESIA ARGENTINA
  BIBLIOGRAFICAS
  POESIA INTERNACIONAL
  POESIA BILINGÜE
  ENLACES RECOMENDADOS
  COMUNICACIÓN CON EL EDITOR
  ¡¡¡NOVEDADES!!!
NÉLIDA ESTHER OLIVA
           

Nélida Esther Oliva,
el regreso de una escritora

En 1943 publico un libro de poemas que sorprendió a la critica. Ahora se apresta a editar su segundo titulo

Osvaldo Aguirre

En 1943 la Librería y Editorial Ruiz, de Rosario, publicó "La curva pálida". La autora, Nélida Esther Oliva, tenía una participación activa en la vida intelectual de la ciudad: integraba la redacción de la revista Cosmorama, publicación de poesía editada en forma simultánea en Rosario y Buenos Aires, organizaba conferencias y ciclos y, sobre todo, se revelaba a través de su libro como una poeta de importancia. El tiempo transcurrió sin que se conocieran nuevas obras suyas. Sin embargo, la producción no cesó y ahora, más de sesenta años después, la escritora se propone publicar "Meditaciones para el hombre y otros poemas", su segundo libro.

Nacida en la ciudad de San Justo, Nélida Esther Oliva se radicó en Rosario al terminar la secundaria, para cursar estudios de música y el profesorado de literatura. "Lo que me interesó y me sigue interesando es dar todo lo tengo que dar", dice. A punto de cumplir lozanos 86 años, continúa trabajando como psicóloga,-la profesión a la que se dedicó tras graduarse en la Facultad de Filosofía y Letras (actualmente, de Humanidades y Artes).

"Empecé a escribir poesía a los 9 años -recuerda-. Me doy cuenta que la poesía, en mí, no es de naturaleza intelectual. Jamás voy a olvidar cómo empecé. Sentía un estado interior maravilloso, una atracción increíble hacia todo lo que miraba, contemplaba un árbol y experimentaba una sensibilidad enriquecida y muy especial. Como sería de inocente que me decía: «¿y esto qué será?»".

La respuesta no tardó en producirse. "Ese estado siguió durante siete días. Aclaro que yo vivía en forma normal, nunca fui una chica rara, incomunicada. A la semana fuimos a hacer una excursión, con la escuela, para un estudio sobre apicultura. Yo seguía en ese estado. Cuando terminó la clase y regresamos al vehículo, lo tengo tan pero tan claro, miré el campo y sentí palabra por palabra una voz sin sonido que me dijo una poesía. «Esto era», me dije. Y así empecé".

La relación con la música se produjo antes. "Empecé a estudiar violín a los 7 años. A los 9 toqué en un gran acto cultural del Teatro Municipal de Santa Fe. Recuerdo que la sala estaba repleto y la gente -quizá porque yo era chiquita- se enloqueció. Terminé la ejecución, sin partitura, y empezaron a gritar «bis, bis»".

En Rosario, "di, entre otros, conciertos de Beethoven, Mendelssohn, Bach, sola, acompañada por piano y en pequeños grupos musicales, siempre con el violín". A principios de los años 40, se vinculó con un grupo de escritores que publicó entre 1943 y 1945 la revista Cosmorama y entre los cuales se encontraba Hugo Padeletti, por entonces un adolescente. Había "un ambiente literario muy agradable, muy estimulante", que recibió con entusiasmo la publicación de "La curva pálida".

Aquel libro de Nélida Esther Oliva recogió poemas escritos entre 1940 y 1942. La poeta continuó con su producción, pero los nuevos textos permanecieron inéditos. Esa fue la base de un segundo libro, que la escritora se propone ahora publicar.

En los textos de "Meditaciones para el hombre y otros poemas", "el tema es el mismo que aplico en mi trabajo como psicóloga: ayudar al ser a evolucionar, a conocerse a sí mismo, penetrando su ser interno; si el ser no aprende a hacer esas conexiones vive en la sombra, entregado a la cotidianeidad, y eso no es la vida". Por el contrario, "cuando se tiene ese timón, llega un momento en que todo responde a un nivel de armonía y de afinación que todos los hechos conducen a resultados".

"En general la poesía que escribo es metafísica -dice Oliva-. De joven había otros movimientos emocionales, pero siempre fue metafísica. Los últimos poemas son referidos a la marcha del hombre. Ayudo a la persona a que se conozca a sí misma y pueda hacer una vida armónica, porque si el ser no sabe penetrar su mundo interior, su comunicación con los demás, con el mundo y con la vida es mediocre".

Oliva reivindica metodologías propias. En su práctica de psicóloga, "cuando termina la sesión tengo algo escrito para el paciente y se lo entrego: esos mensajes no son racionales, ya que tienen mi forma poética, mi forma simbólica de manejarme, pero a la vez son comprensibles". Incluso en ocasión de viajar a Londres, cuenta, "dejé sobres con mensajes adentro para ser entregados a los pacientes en los días en que tenían sesión; y me dio un resultado fantástico, porque los tuve cerca y estuvieron alimentados con búsquedas y encuentros".

Además de su libro de poemas, Oliva tiene inédito "Mensajes de una psicoterapeuta a sus visitantes", una recopilación de textos escritos a propósito de su práctica como psicóloga. La publicación de "Meditaciones sobre el hombre y otros poemas" supondrá la recuperación de una de las obras más singulares de la literatura escrita en Rosario.
RELOJ  
   
Publicidad  
   
Contador  
  Free counter and web stats  
Hoy habia 5 visitantes (54 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=